Mi madre rubia se ha puesto a cuatro patas para hacerme una mamada

No sé si llamarlo suerte o algo extraño que me pasa, pero es que tengo una madre bastante caliente y puta, por qué no decirlo. Tanto es así que tiene sexo con su propio hijo, que soy yo, y que me cuida una forma espectacular. Para la edad que tiene la susodicha posee un cuerpo de diez, con unas tetas y unos ojos espectaculares. Hoy os voy a enseñar cómo se pone a cuatro patas y me come la polla sin parar… cómo me chupa los huevos y me hace gozar hasta el máximo. Una madre que le come la polla a su hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *