Nada como llegar a casa y encontrarte el culo de tu mujer esperándote

No hay nada como llegar a casa y encontrarte el culo de tu mujer esperándote porque dice que quiere que le eches un buen polvo, por eso se pone a cuatro patas y con el coño hacia afuera, esperando a que llegues tu con una gran erección y que se la metas doblada. Nunca mejor dicho. Si yo fuera él, y me encontrara un culo como el de Samanti, que así se llama la chica, la verdad es que me lo pensaría poco… ¡Pantalón hacia abajo y sexo al momento, del duro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *